De las mayores demoliciones de Europa, un edificio de 116 metros de alto y construido en el año 1972.

Necesitó casi 1000kg de explosivos, esta demolición sucedió hace días en Fráncfort, Alemania.